Feeds:
Entradas
Comentarios

¡Es mucho rollo! Lo que el consejero de Jorge VI pensó de un primer borrador del discurso del rey

Por William Turvill               24-Nov-13

FUENTE: http://www.dailymail.co.uk/news/article-2512662/Its-long-winded-What-George-VIs-adviser-thought-early-draft-Kings-Speech.html

  • Documento, anunciando el estallido de la 2GM, muestra a Gran Bretaña lista para declarar la guerra sobre Alemania una semana antes de que Hitler invadiera Polonia.
  • El famoso discurso fue dado en la película del 2010, El Discurso del Rey, por el actor Colin Firth.
  • El documento, descubierto después de 74 años, será subastado el mes próximo.

El texto en negrita NO viene en el original y fue agregado por el equipo de traducción.

Una versión inicial del ‘Discurso del Rey’ revela que Gran Bretaña estaba preparándose para declarar la guerra a Alemania antes de que Hitler invadiera Polonia.

El discurso de Jorge VI a la nación, representado en la película de 2010 interpretada por Colin Firth como el tartamudeante monarca, había sido escrito con un mínimo de nueve días de anticipación.

El documento de 3 páginas que ha salido a la luz se titula ‘Borrador del Discurso del Rey’ y está fechado el 25 de Agosto de 1939.

 

 draft

 

 

Este primer borrador del Discurso del Rey, anunciando el estallido de la guerra, fue escrito al menos nueve días antes que Jorge VI se dirigiera a la nación.

 

 

 

 

 

 

El documento, que fue escrito el 25 de Agosto de 1939 —siete días antes de la invasión alemana a Polonia— ha salido a la luz después de 74 años.

El documento mecanografiado, el segundo borrador del discurso [si fue un 2° borrador, entonces el primero tuvo que ser con 1 o 2 días más de anticipación], fue guardado por el burócrata Harold Vale Rhodes, que antes había escrito el primer borrador.

En una nota manuscrita en el margen izquierdo, Mr. Rhodes criticó la longitud de algunas oraciones en el segundo borrador y dio a entender que debería usarse el suyo.

Al parecer su consejo fue seguido —el discurso final leído a la nación y a la Commonwealth por el Rey el 3 de Septiembre, contenía frases más cortas y concisas.

Aunque el tono permaneció el mismo, algo del contenido fue significativamente diferente. Por ejemplo, no mencionó a Alemania o a Hitler por nombre sino meramente ‘nuestros enemigos’.

Esta temprana redacción acusaba a Alemania de ser un bravucón que quería dominar el mundo por la fuerza bruta [no como Gran Bretaña que buscaba dominarlo vía las finanzas] y enfatizaba que ‘estamos luchando por los principios de la libertad y la justicia’. [ciertamente no de Polonia, que terminaría dominada por la URSS de 1945 a 1991].

fotos del macuarro

El discurso fue pronunciado por el Rey Jorge VI (izquierda) el 3 de Septiembre de 1939, después que la Alemania de Hitler había invadido Polonia. Se mostró en la película del 2010, El Discurso del Rey, que protagonizó Colin Firth (derecha) como el Rey Jorge VI. [En aras de la verdad, podían haber buscado a alguien que tuviera más parecido físico con el Rey].

 

En la película ganadora del Oscar, al personaje real de Colin Firth se le dio poco tiempo para preparse para su decisivo discurso a la nación pero en la realidad parece que el discurso estaba siendo leido para él con más de una semana de anticipación.

El borrador rechazado fue adquirido por el dueño anónimo de un montón de papeles de la finca de Mr. Rhodes luego de su muerte en 1970. [Un poco curioso que entre los papeles de Mr. Rhodes se encontrara un borrador que no era suyo y, en cambio, no se diga una palabra de su propia primera redacción].

Ahora ha sido puesto para venta en una subasta con un precio estimado de preventa de £4000.

El Dr. Gabriel Heaton, de Sotheby’s, encargado de la venta del discurso, dijo: ‘Es un documento fascinante por una multitud de razones.

‘Trae a la vida no solamente el discurso, sino un momento decisivo en la historia británica.

‘Fue escrito antes de que Polonia fuese invadida pero en un tiempo cuando era claro que estábamos moviéndonos hacia la guerra con Alemania.

‘Muestra que algo se estaba preparando con días de anticipación a la declaración de guerra de modo que el monarca tuviera un discurso listo para dar a la nación y a la Commonwealth’.

Él agregó: ’Ud consigue un sentido de los preparativos para el discurso y el esfuerzo para encontrar las palabras correctas para preparar a la nación para la terrible lucha que se avecinaba.

Habría un grupo de gente escribiendo este discurso [con más días de anticipación, por supuesto, que la fecha mencionada en este borrador] y Rhodes fue uno de ellos.

‘Él había proporcionado un primer borrador y le fue enviada esta versión revisada. Su nota en el margen manifiesta que su (redacción) original era mejor que ésta y que las frases deberían ser más cortas.

‘La versión final fue mucho más clara. Las frases fueron más cortas y la estructura más simple y eso es lo que Ud quiere al hablar en público, especialmente cuando el orador tiene (algún) impedimento del habla’.

Nigel Steel, un historiador del Museo Imperial de Guerra, dijo: ‘Cuando ocurrió, la guerra no apareció (de repente) del cielo despejado.

‘Había habido una multitud de crisis políticas envolviendo a Alemania durante más de un año antes.

‘La idea de que este discurso fue preparado por adelantado de la guerra no es una gigantesca sorpresa, especialmente considerando que el Rey tenía dificultades dando discursos’.

La subasta tendrá lugar en Sotheby’s en Londres, el 10 de Diciembre.

COMENTARIOS DE HyR

Por supuesto que «Trae a la vida no solamente el discurso, sino un momento decisivo en la historia británica».

En primer lugar, resulta evidente que el papel del Rey iba ser el de un simple “lee-textos”. En ningún momento se plantea o se insinúa siquiera que él haya tenido parte en la decisión de ir o no a la guerra. Él iba a leer lo que otros había decidido y escrito.

Aunque la noticia lo omite salvo la frase «Cuando ocurrió, la guerra no apareció (de repente) del cielo despejado», resulta significativo que con tantos días de anticipación se tomaran la molestia de hacer varias redacciones para una eventual declaración de guerra.

Apenas 17 días después de la invasión alemana a Polonia por el oeste, se produjo una invasión IDÉNTICA por el este, realizada por la Unión Soviética; pero los políticos británicos que tanto se preocuparon de redactar declaraciones con más de 9 días de anticipación, ahora mostraron una extraña negligencia y ni se ocuparon ni se  preocuparon lo más mínimo de hacer una declaración similar contra la URSS.

¿Sería acaso que para ellos la parte oriental de Polonia era menos valiosa y no ameritaba una declaración de guerra? ¿O fue plan con maña de ir contra Alemania y dejar manos libres a la URSS?

Ni los políticos ni el Rey jamás comentaron nada de este doble standard en juzgar las invasiones dependiendo del lado donde se produjeran, ¡aunque se tratara de la misma víctima!

Anuncios

3 Wise Men_2014

LA GUERRA DE LOS DEUDORES: UNA MODERNA TRAGEDIA GRIEGA

Por Andrew Gavin Marshall         07-Nov-13

FUENTE: http://dissidentvoice.org/2013/11/the-debtors-war-a-modern-greek-tragedy/

La nota de pie de página NO viene en el original y fue agregada por el equipo de traducción.

Temprano el jueves, 07-Nov-13, la policía griega antimotines atacó las oficinas de la principal emisora pública, que había estado 5 meses bajo ocupación de los trabajadores que se oponían a la decisión gubernamental de cerrar la emisora, despidiendo a miles y destruyendo una importante institución cultural. La emisora parece haber llegado a su fin.

La prolongada y dolorosa tragedia griega continúa, donde la sociedad y la cultura están abatidas, la gente empobrecida, sumida en profunda depresión, con crecientes conflictos políticos y sociales, crecimiento del fascismo, campos de detención llenos de inmigrantes de África y el Medio Oriente, tratando de escapar de los dictadores que nosotros hemos armado, o de las guerras que apoyamos, con tasas de suicidio alcanzando máximos (históricos), la salud y el bienestar deteriorándose, los servicios y el apoyo desvaneciéndose y toda la gente abandonada para ser castigada, humillada, oprimida y destruida… Estas son las llamadas “soluciones” a una crisis, en el camino hacia la “recuperación económica”… piense por un momento al respecto.

¿Por qué se hace esto? Porque algunos de los mayores bancos del mundo lo piden. Los mismos bancos que crearon la crisis financiera global y la crisis de deuda europea y la crisis alimentaria mundial (que conduce al hambre a decenas de millones de gentes y que en el proceso hace más ricos a los bancos), y que lavan cientos de miles de mdd de dinero de las drogas, se benefician de las ventas de armas, la guerra y el terror. Esos bancos quieren que la gente de Grecia (y España, Italia, Portugal e Irlanda, y en todos lados alrededor del mundo) paguen los intereses que sienten se les deben.

Permítanme hacer esto simple: una pantalla de computadora en algún lugar, en algún gran banco, dice que algún país debe a ese banco una cierta cantidad de dinero, y así, la gente de ese país debe sufrir e incluso morir, de modo que el gobierno pueda reembolsar el préstamo al banco. Para eso son los gobiernos, ¿no? Para servir a los bancos… ¿verdad?

Grecia necesita pagar al banco, porque el banco y todos los amigos del banco (lo que llamamos “mercados financieros”) han decidido castigar al país griego apostando contra la capacidad del país de repagar sus deudas, destruir su calificación crediticia, haciendo crecientemente costoso o incluso imposible su capacidad de pedir prestado. Ahora Grecia está básicamente quebrada. Grecia necesita dinero, de modo que se vuelve a la UE, al Banco Central Europeo y al FMI por “ayuda”.

Ellos piden que Grecia —a cambio de los préstamos— empobrezca a su población, corte todos los servicios sociales y de cuidado de salud y educación, cualquier cosa que beneficie a la población —¡destrúyanla!— porque es “muy costosa”. Estas son llamadas “medidas de austeridad”. Luego asegúrense que la población recién empobrecida tenga todos sus ‘beneficios’ retirados, que le fueron prometidos a través del ‘contrato social’ entre la población y el gobierno (esencialmente, un acuerdo social entre el pueblo y el estado que legitima la capacidad de éste de gobernarlo). Estas cosas deben ser destruidas. Cosas como las pensiones, la seguridad social, derechos y regulaciones del trabajo, protecciones y seguridad, industrias, recursos, servicios y cualquier cosa que de nuevo beneficie a la población, debe ser desmantelada y vendida a precio de ganga a bancos y corporaciones extranjeras. Todo debe ser desmantelado para asegurar que las poblaciones recién empobrecidas y el país puedan ser efectiva y eficientemente explotadas por las corporaciones cosmopolitas. Éstas son llamadas “reformas estructurales”, presumiblemente porque ‘reforman’ la estructura misma de la sociedad.

Luego, con la combinación de empobrecimiento y explotación, viene el santo brillo del integral deseo humano e impulso civilizatorio —nuestra meta y propósito como especie de este planeta, por lo que y para lo que están organizadas nuestras sociedades— la etapa superior de la humanidad: “el crecimiento económico”. ¿Quién no querría “el crecimiento”?. Bueno, a menos que estemos hablando de algo como una verruga, una erupción, una infección, una inflamación o un tumor, todo mundo quiere el “crecimiento”, ¿verdad? Aun si es a costa de sociedades o poblaciones enteras de individuos reales y seres humanos vivientes, como cualquiera de nosotros. Con tal de que ellos sufran por el “crecimiento”, todo está feliz y bien.

Así ¿qué significa “crecimiento”? Significa que los bancos y corporaciones —que han trabajado con las agencias y funcionarios gubernamentales para crear la crisis económica y financiera global en primer lugar— ahora tienen la capacidad de cosechar los beneficios de la destrucción: gigantescas utilidades y crecimiento del poder global. Las grandes corporaciones tienen más dinero que la mayoría de los países. Su poder está protegido por el estado, su influencia no es cuestionada, su dominio de los recursos del mundo, materiales, cultura y sociedad está avanzando rápidamente, y son —institucional e ideológicamente— totalitarios. Así ¿no es para quererlos?

Lo quieren todo. Las utilidades y el poder. Nuestro mundo está dominado y siendo reformado por una diminuta élite financiera, corporativa, política e intelectual global. Y todos debemos sufrir de modo que puedan tener todo lo que cualquiera en su posición querría tener: más, ellos quieren todo. Y quieren que Ud. simplemente se calle y les deje tomar todo. Si Ud. tiene un problema con eso, bueno, para eso está la policía anti-motines, las prisiones y el fascismo[1].

Esto es el por qué Grecia debe sufrir. Éste es el por qué oímos el mantra económico de la trinidad non sancta: “austeridad”, “reforma estructural” y “crecimiento económico”. La moderna tragedia griega de la ‘Guerra de los Deudores’ es conducida por el tiránico trío conocido como la ‘Troika’: la Comisión Europea (de tecnócratas supranacionales de élite, no-electos ni responsables ante nadie, que sirven los intereses del poder corporativo y financiero global), el Banco Central Europeo (de tecnócratas y economistas no-electos, que sirven los intereses de los “mercados financieros” y los grandes bancos), y el FMI (de tecnócratas y economistas no-electos, que sirven los intereses financieros y corporativos globales). Esta ‘Troika’ institucional (la CE, el BCE y el FMI) demandaron la implementación de la ‘Troika’ ideológica: austeridad, reforma estructural y crecimiento económico.

Juntos, institucional e ideológicamente, infligen daños sobre la humanidad.

Bienvenido al punto más INSANO de la historia humana; el todo-o-nada. Bienvenido a la realidad.

Ahora, por favor, amablemente ayude a cambiarla.

COMENTARIOS

En el caso de Grecia no se trata de la austeridad por la austeridad, ni de un deseo sádico de los bancos contra la población griega, como aquí lo intenta describir el autor. No se trata de caprichos; hay una lógica en ello.

Se trata más bien de arrinconar al Estado para obligarlo a privatizar todo lo privatizable; es decir, la imposición de la austeridad y el hambre que conlleva, son los medios para lograr otro fin no declarado hasta ahora: Se trata de obligar al Estado a abrir a las corporaciones internacionales los enormes depósitos petroleros del Mediterráneo oriental descubiertos en 2010.

Cuando Grecia resistió el primer ataque, los ‘euroraptors’ (es decir, la Troika: el Banco Central Europeo, el Banco Mundial y el FMI) buscaron una presa más pequeña y débil: Chipre. Que también resiste; aunque los depredadores han decretado un «apagón» mediático sobre este país.


[1] ¿Por qué fascismo? ¿Por qué no mejor trotskismo, maoísmo o sionismo?

EMPLEADO DE LA FED EXPONE EL GIGANTESCO FRAUDE DE LA “FACILITACIÓN” DEL BANCO CENTRAL

¿Dónde está la indignación?

Por  MIKE WHITNEY                     15-Nov-13

FUENTE: http://www.counterpunch.org/2013/11/15/fed-insider-exposes-giant-central-bank-easing-swindle/

 

Las notas de pie de página NO vienen en el original y fueron agregadas por el equipo de traducción.

“La QE (Quantitative Easing=Facilitación Cuantitativa) fue un programa ideado para ayudar a los prestamistas hipotecarios en USA… En cambio, lo que vimos fueron masivas ganancias de Wall Street”.

Andrew Huszar, Bloomberg Entrevista en TV

Un ex funcionario de la Reserva Federal que ayudó al Banco Central a administrar su programa de compra de bonos, denominado QE, ha admitido que el programa es un fraude. En un impactante artículo de opinión en el Wall Street Journal del lunes, Andrew Huszar se disculpó por su papel en el programa de compra de activos de la Fed por 1.25 bdd que describió como “el mayor rescate subrepticio de Wall Street de todos los tiempos”.

Hasta ahora, nadie en la Fed ha respondido a las acusaciones[1], ni el Congreso o el Depto. de Justicia (DOJ) han tomado medidas para investigar los alegatos de que el programa de bdd no fue para ayudar a los pequeños negocios como se anunció, sino para apuntalar los tambaleantes balances de los bancos y las instituciones financieras zombies que habrían quebrado sin el sigiloso programa de beneficencia de la Fed.

Sorprendentemente, la credibilidad de Huszar no ha sido retada ni su alegato de que jugó un papel fundamental en supervisar el programa. Como hace notar en su confesión, estuvo “administrando lo que fue el núcleo de la fiebre de compras de bonos de la QE —un salvaje intento de comprar 1.25 bdd en bonos hipotecarios en 12 meses”. Se le pidió “dirigir” la más grande donación registrada para la Gran Finanza. El hecho de que sus alegatos no hayan impulsado una completa investigación de infracciones criminales en la Fed deja atónito a cualquiera y señala un sistema de justicia que no tiene la más mínima pretensión de operar conforme a los intereses del pueblo que supuestamente sirve.

Huszar admite que dejó la Fed —donde trabajó durante siete años— porque había “sido testigo de la institución sometiéndose cada vez más a Wall Street”, esto es, poniendo en práctica políticas que sólo beneficiaban a los bancos.

“Yo había llegado a creer que la independencia de la Fed estaba erosionándose”, dice Huszar. Estos sentimientos fueron reforzados cuando se le pidió que comprara decenas de bdd de valores respaldados por hipotecas, que según su opinión, pondrían al sistema en riesgo de otra crisis.

“Constantemente arriesgábamos llevar demasiado alto el precio de los bonos y quebrar la confianza global en los mercados financieros clave”, dijo. “Estábamos trabajando febrilmente para preservar la impresión de que la Fed sabía lo que estaba haciendo” (“Andrew Huszar: Confesiones de un Facilitador Cuantitativo”, Wall Street Journal).

La implicación es clara, la Fed no hizo caso a su mandato de “estabilidad de precios” y deliberadamente puso en riesgo al sistema para ayudar a sus constituyentes primarios, los bancos[2].

No pasó mucho tiempo para que Huszar descubriera que el programa era un fraude y que la QE “no estaba ayudando a hacer más accesible el crédito para el estadounidense promedio. Los bancos estaban emitiendo cada vez menos créditos”, dijo. “Más insidiosamente, cualquier crédito que estuvieran extendiendo no estaba siendo más barato. QE puede haber estado reduciendo el costo global de los bancos para otorgar préstamos, pero Wall Street estaban embolsándose la mayor parte del efectivo adicional” (WSJ).

Esta columna ha estado tratando de insistir en esto mismo desde hace más de dos años, que todo los beneficios sobre los márgenes de las tasas de interés estaban yendo a los bancos. La QE no ha conducido a una expansión del crédito ni fue diseñada para ello. Es un generoso subsidio a las élites financieras y a los tenedores de bonos con bolsillos profundos que controlan el sistema político-económico. El testimonio de Huszar subraya adicionalmente este punto.

Huszar de nuevo: “Desde las trincheras, otros diversos gerentes de la Fed comenzaron a vocear el interés de que la QE no estaba funcionando como se planeó. Nuestras advertencias cayeron en oídos sordos. En el pasado, los líderes de la Fed —aun si finalmente se equivocaban— se habrían preocupado obsesivamente respecto a los costos vs los beneficios de cualquier gran iniciativa. Ahora la única obsesión pareció ser el más reciente sondeo de las expectativas del mercado financiero o la última retroalimentación en-persona de los principales banqueros y gerentes de fondos de cobertura de Wall Street”. (WSJ).

A nadie le importó que la QE no estuviera estimulando el crédito, porque no era ése su objetivo. La verdadera meta fue estimular los beneficios de los bancos de modo que pudieran compensar las masivas pérdidas en su tesoro de activos respaldados por hipotecas que cayeron estrepitosamente luego de la Quiebra del ’08 dejándolos expuestos a una potencial reestructuración y nacionalización. Los 700 bdd del rescate del TARP proveyeron meramente suficiente capital de operación para que los bancos continuaran operando sus negocios. En contraste, la QE era una estrategia para drenar de las hojas de balance el océano de números rojos y reestablecerlos en su lucratividad. Lo que importaba eran las utilidades[3]. Las utilidades a costa del empleo, utilidades a costa del crecimiento, utilidades a costa del futuro económico de la nación. Utilidades, utilidades, utilidades. ¿Cómo puede alguien fallar en ver eso ahora?

Huszar de nuevo: “El comercio de la primera ronda del QE terminó el 31-Mar-10. Los resultados finales confirmaron que, mientras había habido un alivio apenas trivial para los Pequeños Negocios, las compras de bonos del banco central habían sido absolutamente un golpe maestro para Wall Street. Los bancos no se habían beneficiado solamente del menor costo de hacer préstamos. También habían disfrutado gigantescas ganancias de capital sobre los crecientes valores de sus posiciones de valores y abultadas comisiones de corretaje en la mayoría de las transacciones de QE de la Fed. Wall Street había experimentado su año más lucrativo en 2009, y 2010 estaba iniciando del mismo modo” (WSJ).

¿Lo ven? Fue absolutamente “un golpe maestro para Wall Street”…. el “más lucrativo año de la historia”. En otras palabras, el QE fue un timo desde el inicio, y la Fed de Bernanke orquestó todo el asunto.

Y no se detuvo allí, porque la Fed lanzó tres versiones adicionales del QE incrementando su hoja de balance por casi 4 bdd mientras inflaba burbujas de activos en bonos del Tesoro de USA, acciones, bonos basura,  tierras de cultivo, vivienda y activos financieros en todas partes. La Fed ha creado una burbuja gigantesca en los (bonos de) Tesorería de largo plazo que amenaza al más grande y más líquido mercado de bonos del mundo y pone al dólar en riesgo de perder su posición como moneda de reserva del mundo.

Huszar admite que las acciones de la Fed han dado un golpe al llamado “mercado libre” calificando la QE como “la mayor intervención en los mercados financieros por parte de cualquier gobierno en la historia del mundo”[4]. También despeja la ilusión de que la QE estimuló el crecimiento en la economía real. (“Aun en los más optimistas cálculos de la Fed, la agresiva QE a través de 5 años ha generado sólo unos pocos puntos porcentuales de crecimiento estadounidense”). También admite que los bancos de Wall Street son un cártel que ha sido reforzado por las acciones de la Fed. (“Los más grandes solamente han llegado a ser más que un cártel: 0.2% de ellos[5] ahora controlan más del 70% de los activos bancarios en USA”).Y, también sugiere que la Fed sufre de “captura regulatoria”, esto es, que la política monetaria es configurada de modo que impulse del mejor modo los intereses de los bancos. (“He venido a creer que la independencia de la Fed ha estado erosionándose”)[6].

El testimonio de Huszar deja poca duda de que la QE es un fraude de Relaciones Públicas diseñada para nublar la vista del público. Mientras que los críticos de la Fed siempre han dicho que ése ha sido el caso, Huszar es el primero desde el interior que confirma esos alegatos y denuncia el programa como un descarado rescate para los bancos.

Así que, ¿dónde están los reguladores? ¿Dónde están las investigaciones? ¿Dónde esta el DOJ o el Congreso de USA?

¿Dónde está la indignación?


[1] Es preferible fingir demencia y dejar que se olviden esas declaraciones. En lenguaje técnico se llama «nadar de muertito».

[2] Resulta bastante ingenuo suponer que, en el siglo de existencia que tiene, haya alguna vez actuado de manera diferente.

[3] Ya lo dijo P.J. Proudhon, hace más de un siglo: «¿Qué es más inmoral: Robar un banco o poner uno?».

[4] ¿Dónde quedaría la mitológica «mano invisible», fantaseada por Adam Smith? ¿Andará en algún paraíso fiscal y no llegó a tiempo para impedir el enjuague?

[5] Esto significa bastante concentración, si pensamos en el número absoluto de bancos que representa este 0.2% (si fueran 1000, estaríamos… ¡hablando solamente de 2!) y una manera “sutil” de no identificarlos.

[6] ¡Por favor! Esta frase es mera desinformación. ¿Cuál independencia puede tener la Fed? si es una entidad PRIVADA que FORZOSAMENTE tiene que seguir los lineamientos de su Consejo de Administración. ¿Una empresa privada puede ser “independiente” de su Consejo de Administración, integrado por sus dueños?

PRESIDENTE DE UN CLUB ELITISTA

Por  William Manson / julio 30 de 2013

FUENTE: http://dissidentvoice.org/2013/07/president-of-an-elitist-club/

Las notas de pie de página NO vienen en el original y fueron agregadas por el equipo de traducción.

Wright Mills

C. Wright Mills      (1916-62)

Hace más de 50 años, el sociólogo radical C. Wright Mills escribió La Élite del Poder (1956), en la que describió cómo los “puestos de mando” de la sociedad de USA habían venido a estar interconectados, entrelazados —y ser intercambiables. Este cuadro de gerentes-de-élite e inversionistas no solamente utilizaba al gobierno federal para sus intereses, sino que periódicamente ocupaba posiciones ejecutivas verdaderas en el gobierno (y/o el ejército) desde las cuales podían implementar más directamente políticas favorables para sus intereses.

Aun entonces, de regreso en los 50s, esto ciertamente no era un fenómeno nuevo en USA. Por ejemplo, hace un siglo, el magnate del petróleo/finanzas Paul Mellon “sirvió” como Srio. del Tesoro. (Por supuesto, más recientemente, unos pocos nombres de algunos de estos elitistas vienen a la mente: Robert Rubin, Colin Powell[1], Dick Cheney, Henry Paulson —entre otros notorios personajes). Con el colapso del proceso democrático, Mills escribió, que un tipo de “directorio entrelazado” de, a lo más, unos pocos cientos de individuos, en forma creciente comparten estas intercambiables “posiciones de mando” —abarcando y fusionando los sectores ejecutivos corporativos/militares/federales. En 1961, unos pocos años después de que apareció el libro de Mills, un saliente presidente Eisenhower emitió su ahora famosa (y profética) advertencia acerca del “complejo militar-industrial”[2]. Ese mismo año, el presidente de la Ford Motor Company, Robert S. McNamara, fue nombrado Srio. de Defensa, y llegó a ser el principal arquitecto de la guerra genocida contra el pueblo de Vietnam. El periodista David Halberstam pronto escribiría irónicamente respecto a los “mejores y más brillantes” —un equipo de arrogantes “meritócratas”, en su mayoría egresados de Harvard,  desde los Bundy hasta Kissinger, quienes temerariamente estaban implementando las asesinas políticas destructivas, en Vietnam y otros lugares. En ese tiempo, en el libro Monopoly Capital (1964), Baran y Sweezy explicaron mordazmente cómo el creciente imperio militar de USA capturaba nuevos mercados y, combinado con contra-insurgencia encubierta, “pacificaba” los países en preparación de privatizaciones e inversiones de capital.

Regresando rápidamente al 2013, Barack Obama es presidente[3] —¿pero de qué? ¿De un club altamente exclusivo? ¿Un club, cuya membresía está restringida a aquellos que ocupan los antes mencionados “puestos de mando” de la hegemonía ahora globalizada de las gigantescas transnacionales (CEOs globales, ejecutivos de banca global, jefes de estado del G-8, etc.)? ¿Y quiénes son los patrocinados para llegar a ser presidente de tales clubs? Invariablemente, los “más simpáticos”, los más populares, los que “más fácilmente se llevan bien” (esto es, cooperadores, que se acomodan). Y Barack Obama ha mostrado una y otra vez cuán útil puede resultar para sus compañeros de club —desde BP, Bank of America, gigantes de seguros, Exelon, etc. Pero, como generalmente es el caso, la posición de “presidente del club” es una de carácter honorario, en la que los deberes implican grandemente ser un vocero simpático y articulado (esto es, pararrayos de relaciones públicas). Sus deberes, sin embargo, también han incluido continuar con la adquisición de codiciados campos de petróleo/gas (Afghanistán, Libia), también como la negociación de más Tratados de Comercio (p. e. TPP).

Hace 20 años, apareció el libro The Revolt of the Elites, de Christopher Lasch. Éste, un historiador interesado en la tradición de izquierda-populista, escribió mordazmente de una clase elitista-profesional-administrativa, crecientemente global[4], que menosprecia las obligaciones cívicas, evade los impuestos y que abandonó el sector público (vía escuelas privadas, comunidades amuralladas, etc.). Hoy, dada la mucho más grande “financialización” del capital, su crítica puede ser extendida más explícitamente a Wall Street —con sus endémicos fraudes “de alto rendimiento y bajo-riesgo”, huidas de capital de “carrera-hacia-el-fondo” y rampante especulación con materias primas. No muy diferente a los recintos cercados y expropiaciones de “terrenos comunales” en los pasados siglos, y la privatización ahora despoja al sector público. En realidad los valores genuinos del “interés y servicio públicos” han sido descartados y marginados, al estilo orwelliano. Como Lasch notó, esta retirada de todas las responsabilidades cívicas caracterizaba un nuevo tipo de feudalismo (servidumbre) —aunque privado de cualquier actitud tradicional de noblesse oblige hacia las “masas” de “gente ordinaria” (como Obama mismo podría expresarlo). El “control” social —de tal crecientemente redundante e inquieto (grupo) ‘precarista’— llegó a ser en sí mismo un tipo lucrativo de inversión: creciente vigilancia militarizada; y la construcción y operación de instalaciones para guardar a las legiones de “ofensores” criminales.


[1] En realidad Colin Powell era un empleado advenedizo, no-integrante de la élite, que fue engañado para que despotricara en la ONU sobre las “armas de destrucción masiva” de S. Hussein, que jamás aparecieron. Años después se quejaría públicamente de haber sido engañado. Pero hay otros elitistas que el autor, quizá por desconocimiento, omite: Lloyd Bentsen o James Baker III, p. e. y más atrás en el tiempo, el multimillonario Averell Harriman.

[2] La famosa “advertencia” puede que sea una leyenda urbana; no resulta muy creíble viniendo de un soldado “de escritorio” que jamás había estado en una batalla y que, saltando un montón de niveles del escalafón, fue nombrado supremo comandante aliado en la 2GM.

[3] Barack es otro simple empleado que en la Casa Blanca ha de tener que pedir permiso hasta para ir al baño.

[4] Y apátrida, podría agregarse.

EL CIRCO DEL INCUMPLIMIENTO

EL MÁS RECIENTE «COCO»

Por SHELDON RICHMAN                        18-Oct-13

FUENTE: http://www.counterpunch.org/2013/10/18/the-default-circus/

Las notas de pie de página NO vienen en el original y fueron agregadas por el equipo de traducción.

“Todo el propósito de la política práctica es mantener a las masas alarmadas (y por tanto clamando por ser conducidas a la seguridad) mediante la amenaza de un interminable desfile de “cocos”, la mayoría de ellos imaginarios”.

— H.L. Mencken (1880-1956)

Aun el sagaz Mencken podría asombrarse de lo que sucede estos días. A dondequiera que miramos, hay cocos y diablillos. El más reciente —insértese aquí música de suspenso y horror— DEFAULT. Uooooho.

Aparentemente las amenazas del terror internacional y el crecimiento de China no son suficientes para mantenernos alarmados y ansiosos del cabestro[1]. Estas cosas tienden a desgastarse con el tiempo. Pero el buen y viejo incumplimiento (de pago) puede ser desempolvado de vez en cuando. Funciona como magia en cada ocasión.

            ¡No, no, incumplimiento no! ¡Cualquier cosa, menos incumplimiento!

Ahora que ha sido logrado un acuerdo —posponiendo la “crisis” por unos pocos meses—, las partes del gobierno que cerraron están abiertas de nuevo, la tarjeta de crédito del gobierno tiene un límite más alto y el mundo ha sido salvado —por ahora. Una vez más. Los expertos agradecerán a los “adultos en la sala” (de los cuales no hay ninguno), y regresarán al “business” —esto es, gastar, gravar, pedir prestado y coaccionar— como es usual.

¿Incumplir habría sido tan malo? Por todas las veces que esa palabra fue pronunciada, raramente fue definida. Estrictamente hablando, se refiere a fallar en repagar la deuda. Un pago tardío de intereses no es un incumplimiento. En cualquier caso, el gobierno nacional cada mes toma aproximadamente 10 veces más ingreso por impuestos que lo que debe pagar en intereses[2]. Es cierto que, puesto que el presupuesto está en déficit, el gobierno no habría tenido todo el dinero que habría tenido si se mantiene pidiendo prestado, pero no habría tenido que incumplir el pago de interés sobre sus bonos. Sin embargo, la noche en que el mundo fue salvado, los reporteros aún estaban hablando acerca del peligro de “incumplimiento de la deuda”.

Aun cuando se reconoció que había fondos suficientes, no obstante se predijo un cataclismo global. No pude verlo. De hecho, los prestamistas pueden haber reforzado su confianza en el gobierno de USA por el hecho de que puso los pagos de intereses por arriba de otras necesidades. No que la confianza de los prestamistas en el gobierno sea algo bueno. Sería mejor si los políticos no pidieran prestado. Probablemente los estadounidenses no soportarían los impuestos requeridos para equilibrar un presupuesto cercano a los $4 bdd.

Hay otros detalles que fueron pasados por alto durante la cobertura del circo por los medios  —quise decir, cobertura de la “crisis”. Por ejemplo, uno de los mayores tenedores de la deuda del Tesoro es la Administración de la Seguridad Social (SSA, por sus siglas en inglés), una agencia gubernamental. Durante años el Tesoro ha pedido prestado el gigantesco excedente de la Seguridad Social, dejando a ésta con un fideicomiso lleno de una “edición especial” de bonos no-negociables que generan intereses. Aquí está la cosa: Cada vez que el Tesoro liquida uno de esos bonos (ahora que el excedente de la SSA ha desaparecido), el nivel de deuda cae mucho más abajo del límite de deuda prevaleciente. Así, si el límite de deuda no hubiese sido incrementado, el Tesoro podría haberse mantenido pidiendo prestado simplemente dando algún ingreso actual de impuesto a la SSA, que usaría para pagar a los receptores de la Seguridad Social (David Friedman escribe al respecto [aquí]).

Hablando de la Seguridad Social, algunos comentaristas han utilizado el término incumplimiento para mucho más que el no-pago del interés o el principal sobre los valores del gobierno. La falta de pago de cualquier “obligación” gubernamental a tiempo sería incumplimiento, dicen. Son libres de usar el término de la manera que quieran, pero eso no significa que la economía mundial habría colapsado si el gobierno pagara a algunos de sus empleados o contratistas con retraso, nadie en el gobierno está hablando de repudio (de la deuda; ¡lástima!). Así el fomento del pánico por los medios fue irresponsable. (Los medios aparentemente se consideran una rama del gobierno). Como dije, el dar prioridad a los pagos de interés probablemente habría animado a los prestamistas, en vez de alarmarlos.

También hago notar que la Corte Suprema declaró en Flemming v. Nestor (1960) que los recipientes de la Seguridad Social no tienen una posición legal para demandar por incumplimiento de contrato si el gobierno no paga los beneficios prometidos. ¿Por qué? Porque no hay contrato. Como escribió el juez Harlan, “Injertar en el sistema de seguridad social un concepto de ‘derechos de propiedad acumulados’ lo privaría de la flexibilidad y  fuerza para ajustarse a las siempre cambiantes condiciones que lo demandan”. El no-pago de los beneficios de la Seguridad Social no constituye un incumplimiento. A lo más, sería un anudum pactum roto.

En cualquier caso, el gobierno no habría perdido los llamados pagos de subsidios porque tiene mucho más espacio para maniobrar que lo que los medios nos quieren hacer creer. El Prof. Lawrence H. White, de la Universidad George Mason, usando las cifras de la Oficina Congresional del Presupuesto, señala, “En términos porcentuales del PIB, el gasto federal proyectado para el 2013 es aproximadamente 21.5% del PIB. Los ingresos, 17.5%. La diferencia, el déficit, es 4% del PIB. Sin gasto adicional financiado mediante deuda, el gasto total debería reducirse en 4% para llegar al 17.5% del PIB. El gasto discrecional es 7.6%, así que todos los cortes podrían matemáticamente venir de ese rubro, sin tocar el gasto en subsidios”[3].

¿Quién tiene problemas para creer que el gasto discrecional podría ser reducido por ese monto sin siquiera ser notado?

Pero no estoy satisfecho con dejar la cuestión de este modo. Demasiadas premisas dudosas son incluidas en la conversación convencional. Finalmente, la capacidad del gobierno para cumplir sus obligaciones financieras depende de su capacidad de usar la fuerza contra los miembros productivos de la sociedad. Todas sus obligaciones están fundadas en una promesa de ocuparse, como lo expresaría Lysander Spooner, en actividad criminal —específicamente, el robo que llamamos imposición. Pero ninguna obligación puede basarse en un acto inmoral. Las cortes del gobierno no forzarían tal contrato entre dos individuos privados, así que ¿por qué los contratos inmorales del gobierno deberían ser obligatorios?

De vez en cuando es bueno que los acreedores[4] voluntarios del gobierno sean recordados de con quién están tratando. Cuando las explotadas clases trabajadoras entiendan el fraude perpetrado por los políticos[5], esos acreedores encontrarán que sus bonos, cuentas y contratos están en peligro —y con razón. Podría suceder más pronto que eso, si Jeffrey Rogers Hummel está correcto y nuestros (malos) líderes se dan cuenta que el repudio de la deuda es el camino menos malo para salir del pantano fiscal que han creado.


[1] Dado el predominante ambiente urbano, es pertinente una definición: Cabestro = cuerda que se ata al cuello o a la cabeza de los animales para conducirlos.

[2] Aunque importante, lo fundamental no es qué porcentaje representan los intereses respecto a los ingresos del gobierno, sino ¿por qué la emisión de dinero, siendo una prerrogativa gubernamental, debe implicar endeudamiento y consecuentemente el pago de intereses? ¿A quién? ¿A una entidad PRIVADA? Se ha puesto alguien a pensar: ¿por qué la Reserva Federal nunca tiene déficit y SIEMPRE tiene dinero cuando el gobierno lo necesita? Y que para que el gobierno dejara de pagar intereses tendría que devolver a la Reserva Federal TODO el circulante.

[3] Ésta es la mejor evidencia de que la “crisis del tope de deuda” ha sido una farsa. La cuestión es descubrir ¿de qué se quería desviar la atención pública con esta farsa?

[4] Ya que los has mencionado varias veces, sería bueno que los identificaras.

[5] Como siempre, los perpetradores se mimetizan. Los políticos han sido los ejecutores del fraude, pero no los autores intelectuales ni los beneficiarios principales; los políticos, a lo más, reciben migajas.

El Cierre: ¿Un Buen Comienzo?

¿Plan Rumanía?

Por THOMAS L. KNAPP               09-Oct-13

FUENTE: http://www.counterpunch.org/2013/10/09/the-shutdown-a-good-start/

Las notas de pie de página NO vienen en el original y fueron agregadas por el equipo de traducción.

Estoy escuchando mucha negatividad —negatividad constructiva, pero negatividad al fin— de mis camaradas en la izquierda libertaria, respecto al “cierre” del gobierno federal de USA. Como lo señala Kevin Carson, del Centro para una Sociedad Sin Estado, con referencia al “licenciamiento” de empleados gubernamentales, “algo de lo que los empleados gubernamentales hacen —por ejemplo, los policías que vigilan el cumplimiento de las leyes contra las drogas[1] o el disolver brutalmente las protestas de Ocupar— es ilegítimo per se. Pero muchas de esas cuestiones —entregar el correo, apagar incendios, proteger a la gente de asaltos verdaderos sobre sus personas o posesiones— serían necesarias aun en una sociedad libre[2]… Esas personas no son enemigos nuestros”.

Y a través de la izquierda política más general, hay bastante atención puesta a lo específicamente negativo del “cierre”. Uno de éstos: ”crear tus propias modas”, esto está logrando considerable relevancia en la web: “¡El gobierno de USA está cerrando! Jajaja. Pero no las Partes Asesinas!”.

Las fuerzas armadas de USA aún están ocupando Afghanistán[3] y montando raptos en Libia y Somalia.

El FBI y el IRS (Internal Revenue Service, equivalente de Hacienda en USA) aun están secuestrando emprendedores y robando sus cosas.

La policía del Capitolio aun está encañonando a madres desarmadas que equivocadamente dan vuelta a la esquina en Washington, DC.

Sin embargo, lamento diferir de mis camaradas.

Sí, el “cierre” es un té aguado —sólo el 17% del gobierno federal, mucho de ello en las áreas de la “red de seguridad social” que es probable que produzcan exactamente el “por favor, por favor, por favor, terminen con el cierre” que los políticos quieren, y mucho de lo cual ya está desmoronando las interpretaciones creativas de la ley.

Pero, aún es un buen comienzo.

La era del estado-nación westphaliano, incluyendo pero no limitada a USA, está llegando a su fin. Mi predicción sigue de que USA en particular, en cualquier forma que reconoceríamos como tal, está a unas cuántas décadas (menos de 10) antes de convertirse en un fantasma.

USA puede apagarse en una de dos maneras.

Una es desaparecer gentilmente, tal vez con cosas como este “cierre” haciéndose permanente u otras actividades gubernamentales viniendo bajo el hacha en futuros “cierres”, hasta que simplemente se quede dormido y jamás despierte[4].

La otra manera sería a la rumana, con algún “personal de seguridad” haciendo una amarga y desesperada huída hacia el (aeropuerto) Dulles y los aviones saliendo del país desde un Capitol Hill lleno de cráteres, tratando de adelantarse a una gran multitud lanzando cocteles molotov y una actitud excepcionalmente fea[5].

Probablemente no hay mucho que los anarquistas como yo que puedan hacer para influir directamente cuál de estos finales se produzca, pero eso no significa que no debiéramos buscar el aterrizaje suave.

Y eso, a su vez, requiere un poco de amor por los empleados “con licenciamiento”, recipientes de prestaciones sociales, etc.

El estado es malo para todos[6]. Esto incluye sus empleados e incluye a los que actualmente dependen de la supuesta generosidad gubernamental simplemente para sobrevivir.

Cuando a un alcohólico se le acaba el licor, Ud. no le ofrece ir a la licorería por más. Le ofrece ayuda encontrándole un programa para vencer la adicción[7].

Cuando un esposo(a) abusivo(a) echa fuera de la casa a su víctima, Ud. no ayuda a la víctima pidiéndole que regrese. Ud. ayuda a la víctima a encontrar otro lugar dónde quedarse, de modo que pueda comenzar una nueva y mejor vida.

Lo mismo con el “cierre”. No deberíamos tratar de lograr que esos empleados gubernamentales sean llamados de regreso al trabajo, o lograr que esas agencias gubernamentales comiencen de nuevo a emitir cheques. Deberíamos hacer nuestro mejor esfuerzo para animar y ayudar a ambos grupos de víctimas a la transición hacia un sector de voluntarios para el bien[8].

COMENTARIOS DE HYR

Sería interesante en primer lugar saber de dónde proceden los ingresos del Centro para una Sociedad Sin Estado y que le permiten tener analistas de noticias «senior» (lo cual hace suponer que tengan también analistas de noticias «junior»), porque parece que hay demasiada organización y jerarquía como para ser un centro anarquista.

Por cierto, el slogan de dicho Centro es: «A Left Market Anarchist Think Tank & Media Center» (Un Centro de Estudios Anarquista de Izquierda de Mercado y de Medios), queda por ver qué quieren dar a entender con eso de “Anarquista de Izquierda de Mercado”, pero suena a mercadotecnia barata.

El cierre, como dijo Paul Craig Roberts, es una maniobra de distracción.

Podríamos decir que el cierre es una (mani)obra teatral, una telenovela, a las que el Capo Insider es bastante proclive, y que sirve para mantener entretenidos a los ingenuos (recuérdense: Elián el balserito; los ataque con antrax en la correspondencia; el “complot” del vendedor iraní de autos usados para matar al embajador saudita; o las “líneas rojas” que le gusta dibujar a Obama, por citar unos pocos ejemplos).

Si USA, como nación, quisiera comenzar a resolver sus problemas, debería comenzar cerrando el Congreso, el Pentágono y la Reserva Federal. Como un beneficio extra, eso resolvería una buena parte de los problemas del planeta.

Pero obviamente, las garrapatas que le están chupando la sangre a USA no van a renunciar tan fácil y pacíficamente a un sistema que tanto les ha redituado.


[1] Resulta sintomático que las labores del personal que debe asegurar el cumplimiento de las leyes contra las drogas sea calificado de «ilegítimo per se» y no se diga una palabra de los daños que las drogas causan a los adictos y de los daños que éstos causan en su entorno.

[2] ¡Por supuesto! La chupaleta marxista de la maldad inherente del estado ya no se la cree nadie.

[3] E Iraq, no se te olvide; y en el Mediterráneo permanecen los barcos enviados por Barack Obomber en su demencial intento de bombardear Siria (un país que no ha agredido ni representa la más mínima amenaza para USA).

[4] Esto no pasa de ser wishful thinking y bastante simplista, por cierto. ¿De verdad crees, porque coincide con tus prejuicios, que eso está ocurriendo casualmente? ¿Y qué pasa si ésa es la siguiente etapa para que la élite globalista incremente su poder? Porque puedes jurar que esa élite no va a renunciar pasivamente (¿pacíficamente?) a los privilegios que ha usurpado. A menos, claro, que la élite globalista esté financiando centros anarquistas como el c4ss.org.

[5] Persistes en tu wishful thinking, fantasioso y hollywoodense. Eso lo redactaste a partir de una de las películas de El Padrino, cuando F. Batista y sus colaboradores salen huyendo de La Habana, ante la inminente llegada de los castristas. Pero olvidas que F. Castro llegó porque la élite globalista decidió retirar su apoyo a Batista y respaldar a Castro; si no hubiera sido eso, Castro andaría todavía en silla de ruedas en Sierra Maestra.

[6] Por la memoria de Kropotkin, ¡supera ya tus telarañas mentales y olvídate de slogans que aprendiste sin razonar! En el primer párrafo enumeraste una serie de actividades características del estado que, en tus propias palabras, «serían necesarias aun en una sociedad libre».

[7] Y al adicto a las drogas, ¿le ofreces combatir la legislación sobre drogas en lugar de un programa para vencer su adicción?

[8] Esto es pura saliva. Para impulsar eso no necesitas que cierren las oficinas gubernamentales; pero podría apostar que a eso no se dedica el Centro para una Sociedad Sin Estado y que ni siquiera aparece entre sus objetivos.